SSL baratos, pero buenos y seguros

Cuidarte es proteger a los clientes

La seguridad en línea va más allá de ingresar una contraseña y que nadie la descubra. Para esto existen SSL baratos, buenos y seguros. ¿Quieres conocerlos?

Se trata de una cantidad de información y datos sensibles que suelen ser fundamentales para nosotros y, más de una vez, nos cuesta trabajo ingresarlos sin sospecha en los formularios de los distintos sitios web para comprar servicios o productos en temporadas de ofertas.

Entender esta inquietud que viven la gran mayoría de los usuarios día a día al querer comprar en Internet y aplicarlo a tu negocio en línea es fundamental.

El primer paso que debes hacer es implementar un certificado https o SSL para brindar protección y confianza a tus visitantes de que tu sitio es seguro.

En la web hay diferentes opciones de SSL, baratos, caros, wildcard, SAN, etc.; pero no te dejes intimidar por todos estos tecnicismos, trataré de explicarlo de la mejor manera en este artículo para que hagas la mejor decisión.

5 pasos para entender y elegir certificados SSL baratos y confiables para tu página web

1. Entender qué es lo que estás pagando

Si hasta el inicio de este artículo nunca te habías cuestionado el por qué deberías tener un SSL, es normal.

Para tratar de explicarlo de la manera más sencilla, un certificado SSL es básicamente una señal para tus visitantes de que tu sitio protege su información (cualquiera que sea, desde datos personales hasta información bancaria) al enviarla mediante encriptación desde su computadora a tu sitio y de regreso.

Esto se ve reflejado mediante algunos detalles visuales en su navegador mientras visitan tu página:

  • Su barra de navegación comenzará con https en lugar de http.
  • Tendrán un candado al lado del dominio.
  • La palabra “Secure”.
  • Y en algunos casos, el nombre de la empresa.

El poder hacer pagos en línea a través de tu sitio web es una razón automática para contratar un certificado SSL, pero deberás analizar primero cuál es la opción que más se acomoda a tus necesidades.

2. Piensa a futuro y decide la mejor solución para ti:

Dependiendo de cómo esté estructurada tu empresa, será el tipo de validación que necesites obtener al escoger el certificado SSL, así que trata de tomar en cuenta cuestiones como el número de dominios o subdominios que necesitan entrar en el certificado y el tamaño de tu empresa.

  • Si vas a registrar un solo dominio necesitarás una validación de dominio (DV) que es la forma más sencilla, en caso de registrar múltiples dominios será un SSL SAN (de Nombres alternativos del firmante en español) y, si son varios subdominios, finalmente te tocará pedir un SSL Wildcard.
  • Si tu empresa u organización es sin fines de lucro, la mejor opción es una validación de organización (OV).
  • Realizar pagos con tarjeta de crédito requiere de alguna de las siguientes opciones:

a) Necesitarás un DV si se trata de un proyecto personal pequeño, donde únicamente estarán comprobando que tengas la propiedad del dominio.
b) Si es una empresa constituida, necesitarás una validación extendida (EV). Aquí deberás demostrar -además de ser el dueño del dominio- datos y diferentes documentos que aseguren que la empresa es verdadera y opera de manera legal.

Apóyate con tu proveedor de hosting para realizar el proceso de solicitud del certificado que, dependiendo de su complejidad, puede tomar minutos, días o semanas.

3. Realiza la transición de http a https en tu sitio

Este es el paso más delicado de todos, ya que al estar activando el protocolo https para tu sitio, básicamente estarás moviendo tu página de ubicación, lo cual tiene algunas implicaciones bastante fuertes que deberás planear, identificar y realizar con paciencia.

Google identificará que el sitio completo ha tenido un cambio fuerte, por lo que puedes experimentar una caída en las páginas que ya tengas posicionadas en las primeras posiciones de algunos resultados de búsqueda.

Esto, si la migración es creada de manera correcta, se deberá solucionar poco a poco.

Además, deberás actualizar todos los enlaces en las páginas, ya que el sitio está haciendo una mudanza de http a https y todo el contenido ya no se encuentra ligado donde antes estaba (estamos hablando de imágenes, enlaces internas y las propias urls de tus contenidos).

Te recomiendo hacer una planeación extensa de la mano de tu especialista en SEO, ya que hay muchos temas técnicos que deben estar en la mira, los cuales menciona brevemente Google en este artículo y este otro más en su sección de ayuda.

Trata de que este movimiento a https sea en la época con menos tráfico posible dentro de tu sitio, y hacer primero todos los cambios en un sitio de desarrollo antes de que puedas causar algún tema en el sitio que está en línea.

Si no cuentas con un experto en el tema, te recomiendo te acerques con los expertos en SEO para que te ayuden en el proceso de migración del sitio.

De nuevo, el mejor aliado que puedes tener para hacer esto es una correcta planeación que vaya desde la selección correcta del certificado SSL hasta la implementación en el mejor momento posible y con el apoyo de tu equipo experto en desarrollo.

Recuerda que Google irá constantemente tomando los sitios con certificados SSL como una mayor referencia de peso para ranquear en sus resultados de búsqueda, por lo que este paso será inevitable en algún momento.

La apuesta por una web segura con certificados https beneficiará no solo a tus clientes, sino a tu negocio otorgando sitios más confiables para navegar y una experiencia más rápida.

Ángel Torres Tagle
Egresado de la Facultad de Arte y Diseño de la UNAM, ha trabajado en diferentes empresas multinacionales donde se ha desarrollado como mercadólogo digital. Cuenta con más de 7 años de experiencia en el ramo y en varios proyectos nacionales e internacionales relativos a desarrollo de estrategias digitales en compra, análisis de medios, crecimiento de redes sociales y emprendimiento de proyectos web para México y Latinoamérica. Actualmente trabaja como Director de Abyx Gaming, un portal especializado en gaming para millenials.