Guía para encontrar dominios libres que beneficien tu negocio

Domina tu dominio

Encontrar dominios libres que realmente beneficien a tu negocio no suele ser tarea fácil… ¡Por eso te traemos la mejor y más sencilla guía para hacerlo!

Comenzar tu página web es un proceso de paciencia. Cada paso que des para llegar finalmente a verla en línea debe ser muy bien pensado para evitar problemas a futuro y asegurar que sólo debas preocuparte por mantener el sitio a flote.

Entre esas decisiones cruciales está la compra de un dominio. Hay muchos sitios web que ofrecen dominios libres o gratuitos que pueden sonar tentadores, sobre todo al comenzar un proyecto y querer ahorrar presupuesto.

¿Qué tanto conviene elegir entre dominios libres?

Te recomiendo tomar a consideración algunos de los siguientes puntos si quieres encontrar dominios libres que podrían o no beneficiar a tu negocio.

Dominios libres y gratis… no tan gratis

Si eres un hombre de negocios, quizás al ver escrito “dominio gratis” pase por tu cabeza una de las tantas enseñanzas que aprende uno por las buenas o las malas: no hay nada gratis en esta vida. Esto también aplica para todo lo relacionado con el internet y sus diferentes servicios.

Para obtener un dominio deberás adquirirlo a través de alguna compañía especializada en el registro de los mismos. La ICANN, que es la máxima autoridad en lo que respecta a este tema, tiene una lista de empresas certificadas y confiables para expedir estos dominios.

Si en alguna oportunidad te ofrecen gratuitamente la propiedad de un dominio, pero algo te parece sospechoso, procura revisar esta lista primero para asegurarte de que es una empresa legítima.

Una vez que estés tranquilo ten cuidado de leer con atención todas las letras pequeñas de los términos y condiciones que ofrecen con la compra del dominio que necesitas.

Algunas empresas te ofrecerán un dominio gratis al contratar el servicio de hosting cierto periodo de tiempo (lo cual es un buen trato y la mayoría de los jugadores honestos del mercado lo ofrecen), mientras que hay unos casos más obscuros en los que todo aparenta ser sin ningún costo.

Aquí es cuando debes tener más precaución ya que estos arreglos pueden llevar a prácticas de phishing, hospedajes de sitios con publicidad forzosa o dominios que desaparecerán de tu propiedad.

Mantén los ojos abiertos.

Busca tu nombre de dominio ideal

Antes de proceder a cualquier tipo de compra, lo mejor es que dediques tiempo a buscar el dominio que quieres en internet. Esto puede ser tan sencillo como ingresar el nombre en la barra de tu buscador y dar Enter.

Si no aparece nada, lo más probable es que esté disponible. Sin embargo, tratar de hacer esto para cientos de opciones puede no ser lo más óptimo.

Todas las compañías de registro de dominios cuentan con herramientas de búsqueda en las cuáles podrás checar la disponibilidad para un dominio en múltiples terminaciones, como .com, .com.mx o .mx, entre muchas otras opciones más. Esto hará más eficiente tu búsqueda y te ahorrará dolores de cabeza e incertidumbre sobre si el dominio se encuentra disponible o no.

Opciones y alternativas si tu nombre de dominio no está libre

En caso de que tu marca o empresa tengan la mala fortuna de que su dominio ideal ya esté tomado: no desesperes. Hay algunas alternativas sencillas que, si bien pueden alejarse un poco del escenario ideal, te podrían ser útiles.

Una extensión de dominio distinta

Si bien las terminaciones .com son las más usadas en general, hay otros TLD (Top Level Domains) que tienen el mismo peso y pueden funcionar igual de bien. Estas te serán ofrecidas en el buscador de dominios de la empresa de hosting si es que tu búsqueda no resulta fructífera, así que no dudes en tomarlos.

Agrega un par de palabras

Al igual que en el proceso de registro de una marca habrá ocasiones en la que dos empresas de giros distintos puedan coincidir en el nombre. Esto puede aplicar también a la hora de registrar un dominio.

Puedes darle la vuelta de manera sencilla agregando una o dos palabras que describan a tu negocio o incluyan alguna característica del mismo (por ejemplo bicicletasgalgo.com contra segurosgalgo.com).

Persigue tu dominio original

Si de verdad te encuentras enamorado de tu idea inicial puedes tratar de hacer una medida desesperada y buscar a través de la herramienta WHOIS los datos de la persona que compró el dominio e intentar contactarla para tratar de llegar a un arreglo.

Otra opción sería fijarte en la fecha de renovación del mismo dominio y esperar que en un desliz olviden hacer el pago, dejando así el dominio libre para la compra y a ti la oportunidad de apropiártelo, aunque, siendo sinceros, esto no suele ocurrir.

Contar con un dominio propio para tu empresa es una pieza clave en la construcción de la presencia digital de tu negocio. Toma el tiempo necesario para dar con el nombre perfecto y regístralo para asegurar que tu marca esté a salvo para hospedar tu sitio y así continuar con el crecimiento de tu empresa.

Ángel Torres Tagle
Egresado de la Facultad de Arte y Diseño de la UNAM, ha trabajado en diferentes empresas multinacionales donde se ha desarrollado como mercadólogo digital. Cuenta con más de 7 años de experiencia en el ramo y en varios proyectos nacionales e internacionales relativos a desarrollo de estrategias digitales en compra, análisis de medios, crecimiento de redes sociales y emprendimiento de proyectos web para México y Latinoamérica. Actualmente trabaja como Director de Abyx Gaming, un portal especializado en gaming para millenials.