El alojamiento dedicado es como tener un departamento propio

Comodidad y belleza nivel “tu propio espacio”

¿Por qué contratar un servicio de alojamiento dedicado es como tener un departamento propio? Conoce la comodidad de un espacio digital sólo para tu negocio.

En un artículo anterior te describí en qué consiste el alojamiento compartido en Internet y utilicé la analogía de que es como compartir piso con amigos o tener roomies, ¿recuerdas? Ahora, revisaremos qué tiene para ofrecerte el alojamiento dedicado y regresando a la misma comparación te contaré por qué funciona como si tuvieras un departamento propio.

Iniciando tu etapa independiente

Imagina que tus ingresos económicos crecen al punto en el que ya puedes decirle adiós a tus roomies y abrazar la siguiente y nueva etapa de la vida independiente: tu propio departamento.

¡Qué alegría, qué emoción y, al mismo tiempo, qué nervios! Porque sabes que ahora estás por tu cuenta, aunque ya no tendrás que sacrificar tu privacidad o compartir las áreas comunes con tus compañeros de piso, las cargas de la renta y los gastos de tu departamento pesarán sólo sobre tus hombros, pero tú y yo sabemos que los grandes éxitos van de la mano de retos de igual o mayor tamaño.

Tu sitio web pasa a la siguiente etapa

Así sucede cuando tu sitio web ha rebasado la capacidad de exigencia en cuanto a recursos, velocidad y potencia y sabes que es hora de cambiar de plan.

Una buena manera para saber qué tipo de alojamiento necesitas y estar seguro de que efectivamente ya es tiempo de cambiar al alojamiento dedicado consiste en responder a las siguientes preguntas, pero antes de enlistarlas es importante mencionar que, si no conoces las respuestas, no te preocupes: acude a los expertos de la empresa donde contrataste el hosting y pide que te ayuden a responderlas:

  • ¿Cuál es la tasa de crecimiento de la transferencia mensual de mi sitio web?
  • ¿Cuántos recursos necesita mi sitio web?
  • ¿El consumo promedio del tipo de sitios con los que comparte servidor ha sido rebasado?
  • ¿Cómo se podría considerar el volumen de tráfico que recibe el sitio web? ¿Normal, por encima de lo normal, muy por encima de lo normal?
  • ¿Las funciones de mi sitio web requieren un nivel de personalización intenso?
  • ¿Por las características de mi sitio web es necesario tener el control directo sobre el servidor donde se aloja?

Sin duda alguna, decidir el tipo de alojamiento web es una elección para la que siempre deberás invertir el tiempo necesario, así como un poco de investigación por tu cuenta y también a través de expertos.

De aquí mi recomendación para que te acerques a la empresa de tu hosting porque sólo ellos conocen las funcionalidades exactas de sus servidores y el comportamiento de tu sitio web a la perfección.

Ventajas del alojamiento dedicado

  • Ofrece un control total porque el servidor está dedicado prácticamente a tu sitio web, página en línea o tienda electrónica.
  • Incluye un panel de Administrador Web Host para que puedas administrar todos los aspectos del servidor, así como crear y personalizar tu cuenta. Esto es importante porque no todos los servicios de alojamiento te lo ofrecen, así que revisa que tu proveedor sí lo haga o pregúntale cómo administrarás el servidor.
  • Contarás con un sistema de arquitectura informática que te permitirá dormir tranquilo porque los datos estarán bien almacenados y seguros. Un método muy eficiente para lograrlo es el RAID, RAID-1. Al igual que con el punto anterior te invito a preguntarle a la empresa de almacenamiento web que tienes cuál es el que usa porque este punto además de que se relaciona con un aspecto fundamental de la seguridad, también tiene que ver con el rendimiento de los datos en los discos duros, así que infórmate muy bien.
  • Tendrás soporte técnico de manera inmediata y constante. Si la empresa proveedora de tu hosting no cumple con este punto, es decir, no está dispuesto a atenderte 24 horas los 7 días de la semana, olvídalo y cámbiate de inmediato porque si llega a surgir un inconveniente con tu alojamiento dedicado, éste no puede darse el lujo de esperar a que el técnico de soporte llegue o despierte.
  • Contarás con las actualizaciones que se necesiten, especialmente las que involucran a las aplicaciones o recursos del servidor. Este punto también es muy importante, así que infórmate bien sobre quién se ocupará de esto, si tú o la empresa de alojamiento web y al igual que en el punto anterior, si tu proveedor de hosting no es el dueño del servidor, corre, corre por la vida de tu sitio web… Cuando un proveedor que ofrece planes de alojamiento renta los servidores, no tiene el control de ellos y, por lo tanto, tampoco cuenta con las garantías de seguridad y funcionalidad que el alojamiento dedicado -y para mi gusto, todos los tipos de alojamiento web- necesita.

Espero que esta información te haya resultado útil y te invito a que continúes navegando por aquí porque encontrarás mucha información que puede ayudarte no sólo a elegir el tipo de alojamiento web que necesita tu sitio, sino también cómo darlo a conocer a través de herramientas de marketing en línea y otros aspectos interesantes para quienes, como tú y como yo, tenemos intereses en Internet. ¡Te deseo mucho éxito!

Alejandra Rubio Bravo
Nativa del sur de la Ciudad de México, estudié Comunicación y me especialicé en corrección de estilo y Marketing Digital. Eterna enamorada de las letras, apasionada con la tecnología y feliz colaboradora en Virket, la empresa donde me encontré con la increíble riqueza de formas y oportunidades para comunicar y planificar estrategias enfocadas a innovar la relación cliente-empresa.