Correo profesional en comparación con uno no corporativo

Usar un correo profesional en comparación con uno no corporativo y saberlo aprovechar tiene ventajas que quizás en tu empresa no se han identificado.

Quédate aquí y continúa leyendo para que revises detalles sobre cómo el correo profesional en comparación con uno no corporativo es más eficiente y además, si tienes las herramientas adecuadas, puede aumentar tu productividad.

Un correo profesional en comparación con uno gratuito se distingue en primer lugar porque lleva en su configuración el nombre de tu marca o empresa, mientras que un correo no corporativo utiliza un nombre de dominio de uso generalizado y libre de derechos. Por ejemplo, los correos cuyo dominio es Google o Yahoo, son correos no corporativos, salvo que se trate de la cuenta de correo electrónico de un empleado o colaborador de alguna de estas compañías.

Entonces, para adquirir una cuenta de email corporativo, lo primero que se debe hacer es registrar el nombre de dominio de la compañía o negocio e invertir en un plan de correo profesional. Existen muchos planes, pero lo mejor es adquirir uno que permita pagar sólo por las cuentas de correo que usarás, es decir, que acepte pagos unitarios. De esta manera resulta más efectivo y también más accesible porque sólo inviertes en lo que realmente estás usando.

Otra diferencia del correo profesional en comparación con uno que no lo es, radica en que:

  1. No sólo es una herramienta de comunicación, sino también de promoción
  2. Permite posicionar el nombre de tu marca, producto, servicio o bien, el nombre de la compañía en la que trabajas

Lo anterior además tiene una ventaja extra, ya que a parte de posicionar un nombre, estás invitando muy elegantemente a que visiten tu sitio web y comunicando mensajes clave; supongamos que trabajas en una empresa que ofrece servicios a nivel mundial y en tu correo electrónico además de tu nombre y el de la compañía, se agregó una extensión de dominio que indica que los servicios son globales, por ejemplo: tunombre@compañía.world.

Con una sola dirección de correo electrónico observa todo lo que estás comunicando: quién eres, en dónde trabajas y cuál es el alcance de los productos o servicios que ofreces. Por otro lado, con tu correo profesional en comparación con uno no corporativo, estás indicando en dónde está el sitio web de la compañía. Siguiendo con el ejemplo, la dirección web de la empresa sería: www.compañía.world. Y todo esto solo con una dirección de correo corporativa.

Un correo profesional en comparación con uno improvisado: más ventas

Quizás la razón más contundente para adquirir ahora mismo una cuenta de email corporativa está en que te permitirá ser más eficiente y aumentar las ventas. Este punto radica básicamente en la construcción de credibilidad. Ningún producto o servicio se vende si no cuenta con la confianza de quienes pueden adquirirlo.

Un correo profesional en comparación con uno que no lo es, comunica que la empresa y/o la persona de la que proviene un email, es seria y confiable.

En un estudio reciente, se les preguntó a diez personas qué marca prefieren cuando van a realizar una compra, es decir, si eligen una marca que conocen o una que no conocen. Casi el 80% contestó que prefieren una marca que ya conocen. Lo anterior es casi de sentido común, pero también tiene que ver con la garantía de ofrecer un producto o servicio que cuenta con el respaldo de una compañía y no sólo por las bondades del producto o servicio mismo. Lo que se vende puede ser muy bueno y de alta calidad, pero si no hay una compañía detrás que respalde la promesa de venta, entonces uno se piensa dos veces si dejará su dinero ahí o no.

Tener un correo electrónico con dominio propio ayuda innegablemente a vender más. Ahora bien, existen herramientas que acompañan a los planes de correo profesional que facilitan aún más el trabajo de promoción y ventas. Puedes encontrarlas en el sitio web de la compañía registradora de dominios más grande del mundo; de hecho, ahí puedes conocer cómo elaborar un correo profesional a través de interfaces amigables que harán de cada una de tus comunicaciones digitales, una acción contundente que beneficiará a tu empresa. También ahí, encontrarás la variedad más amplia que existe en nombres de dominio y extensiones de dominio para que personalices aún más tu correo corporativo y el sitio web.

Con todas estas razones de peso, queda claro que un correo profesional en comparación con uno no corporativo es mejor y más eficiente.

Te invito a continuar navegando por aquí porque encontrarás mucha más información sobre cómo aprovechar al máximo las herramientas que Internet pone a tu disposición para que la vida digital de tu empresa sea exitosa.

Emilia Fernanda Zamudio Pineda
Ciudad de México, 1995. Estudió Comunicación en la Universidad Anáhuac. Ha sido Tesorera de la Sociedad de Alumnos de la Escuela de Comunicación de la Anáhuac para el periodo 2017-2018. Ha editado textos sobre temas especializados para distintas industrias. Actualmente se desempeña como Community Manager en Virket donde  desarrolla contenido de valor añadido para empresas multinacionales.