Correo electrónico empresarial como tarjeta de presentación

Mejora tu apariencia

Es importante que para que tu empresa crezca, tengas todos los elementos formales y por ello, el correo electrónico empresarial como tarjeta de presentación es importante.

Si deseas aumentar el tráfico en tu sitio web o aumentar tus ventas a través de éste, entonces debes enfocarte en construir credibilidad y la mejor manera para comenzar a lograrlo es aprender a usar tu correo electrónico empresarial como tarjeta de presentación. Continúa leyendo porque acá te contaré por qué y cómo.

Con una penetración de Internet cada día mayor entre la población de todo el mundo, así como con el desarrollo de nuevas plataformas y software para facilitar el uso de dispositivos que permiten navegar en la Web, los escaparates para promocionar tu sitio web, así como la información, los productos o los servicios que ofreces, se vuelven cada vez más importantes, desde las redes sociales, hasta tu sitio web como tal. Por eso, la consistencia en la imagen que utilizas en todas estas ventanas es parte fundamental para alcanzar el éxito digital.

Dicho lo anterior, es prudente agregar que considerar a tu correo electrónico empresarial como tarjeta de presentación parte del hecho de que las personas confían más en una compañía que invierte en la construcción de una imagen corporativa sólida que en una que no lo hace. Estudios recientes indican que el 75% de los clientes consideran que es muy importante que una dirección de correo electrónico corresponda con el nombre de la empresa.

Utilizar un correo electrónico empresarial como tarjeta de presentación es una manera muy adecuada para construir credibilidad y generar la confianza deseada para que tus públicos objetivo se sientan atraídos a visitar tu sitio web y, por lo tanto, a conocer lo que tienes para ofrecer.

Pasos para obtener un correo electrónico empresarial

  1. Adquiere tu nombre de dominio. Busca uno que te permita distinguirte entre tus competidores, pero que también sea fácil de recordar y que en su extensión de dominio incluya información como el lugar geográfico al que pertenece tu compañía y el sector o industria del que se trate. Para que no desperdicies tiempo ni recursos, te sugiero buscar tu nombre de dominio ideal a través de la empresa registradora de dominios más grande del mundo; ahí no solo encontrarás el nombre que estás buscando, sino también una variedad muy respetable de opciones para incluir extensiones de dominio que destaquen a tu sitio web, página en línea o tienda de comercio electrónico entre los millones y millones que ya están en la Web.
  2. Asegúrate de que el hosting que tienes sea el adecuado y que éste te ofrezca seguridad, así como un tiempo de actividad óptimo. De nada servirá tener un nombre de dominio perfecto, un sitio web atractivo y un correo empresarial si el servidor en el que se aloja tu página en línea o e-commerce, falla. Revisa que tu proveedor de alojamiento web tenga sus propios servidores y que cuente con los recursos técnicos, tecnológicos y humanos necesarios para que no corras ningún riesgo.
  3. Elige un plan que incluya el uso de tu dominio privado en las cuentas de email que usarán tanto tú como tus compañeros o colaboradores dentro de la empresa. En este punto debes saber que lo mejor es elegir un plan que te permita pagar solo por las cuentas de correo electrónico que usarás. Revisa también que el plan incluya una buena capacidad de almacenamiento para que no dejes de recibir correos; lo ideal para comenzar es que tengas 5 GB de almacenamiento, pero si consideras que necesitas más, hay a tu disposición planes de correo electrónico comercial que te dan 1 TB de almacenamiento.

Otras consideraciones para aprovechar tu correo electrónico empresarial como tarjeta

Obtener un correo electrónico profesional es un paso firme para generar la confianza entre tus públicos objetivo, pero no lo es todo, también debes saber cómo usarlo para optimizarlo al máximo.

  1. Organización: Revisa que el plan que elegiste incluya sincronización automática con todos tus dispositivos para que no pierdas tiempo eliminando correos o gestionándolos más de una vez.
  2. Productividad: Considera incluir en tu plan herramientas que te permitan tanto a ti como a tus colaboradores o compañeros de trabajo, realizar sus labores cotidianas de forma eficiente sin importar que estén juntos o no. Una de las herramientas que te permiten aumentar la productividad de tu empresa es Office 365 y puedes encontrar que los planes de la compañía registradora de dominios más grande del mundo, lo tiene. Con Office 365 puedes crear, editar, almacenar y compartir documentos en línea de forma segura para que el tiempo se aproveche al máximo y los recursos, también. Puedes revisar, por ejemplo, los planes de “Esenciales en Línea” o “Empresa Premium” y enriquecer el uso de tu correo electrónico como tarjeta de presentación a través de los programas Microsoft que todos amamos.
  3. Marketing en línea: Con un correo electrónico que use tu propio dominio, puedes comenzar a activar campañas de Emailing que te permitirán alcanzar tus objetivos de promoción y comunicación.

Con todas estas razones, ¿no crees que ya es hora de que adquieras tu correo electrónico profesional?

Emilia Fernanda Zamudio Pineda
Ciudad de México, 1995. Estudió Comunicación en la Universidad Anáhuac. Ha sido Tesorera de la Sociedad de Alumnos de la Escuela de Comunicación de la Anáhuac para el periodo 2017-2018. Ha editado textos sobre temas especializados para distintas industrias. Actualmente se desempeña como Community Manager en Virket donde  desarrolla contenido de valor añadido para empresas multinacionales.