Conoce la historia del Big Data

Que no te digan, que no te cuenten

Es un concepto muy utilizado actualmente, todo el mundo habla de los beneficios de su análisis, pero pocos conocen la historia del Big Data.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en la cantidad y variedad de datos que generamos y almacenamos cada día? Diversas empresas (bancos, aerolíneas, operadores de telefonía, redes sociales, tiendas minoristas, entre muchos otros) son sólo unos pocos ejemplos de compañías que diariamente generan grandes volúmenes de información. Todos hablan de esta tendencia mundial, pero pocos conocen la historia del Big Data y sus implicaciones a lo largo de su evolución.

Y en el principio crearon la información…

No te será difícil entender cómo ha ido cambiando el escenario del uso y análisis del Big Data a lo largo de varias décadas. La información se genera cada que se intercambian, por ejemplo, millones de transacciones bancarias cada segundo; cuando las soluciones sofisticadas que gestionan la cadena de suministros de varias fábricas funcionan y se conectan entre sí, o cuando las operadoras registran en todo momento llamadas y tráfico de datos, lo cual fue aumentando con la llegada de millones de cuentas de teléfonos celulares a escala mundial.

Desde inicios de la década de los setenta, diversos especialistas ya daban por hecho que conocer sobre la información les generaba ventajas. Vislumbraron que si una organización sabía cómo analizar los datos que generaba cada día podría entender cómo:

  • Tener productos mejorados
  • Iniciar una estrategia mercadológica más exitosa
  • Recortar sus gastos
  • Producir más en menos tiempo
  • Evitar que los recursos terminen desperdiciados
  • Ganar mercado a sus rivales
  • Ofrecer servicios especiales a un cliente satisfactoriamente y muchos otros beneficios más.

Estamos hablando de temas que pueden ser de suma importancia para el futuro de una organización en cualquier parte del mundo. Pero el Big Data es un nombre relativamente reciente o, al menos, comenzó a aparecer en diversas publicaciones hace sólo 20 años. Esto no significa que en los últimos años las compañías hayan descubierto que mejorar el uso de sus bases de datos podían diferenciarlas de su competencia.

Desde inicios de la humanidad hemos lidiado con una gran generación de información. La historia lo ha demostrado con grandes bibliotecas. Sin embargo, es hasta los últimos 40 años que los avances informáticos nos han permitido almacenar, organizar y analizar los datos mucho más fácilmente con softwares y algoritmos más evolucionados.

Historia del Big Data

Si observas lo que se tiene actualmente verás muchas modificaciones con respecto a las décadas anteriores. Tomando como base la red de redes, piensa en la cantidad de información que se genera diariamente tan sólo en las redes sociales. Pon de ejemplo Twitter y Facebook: cada día millones de personas escriben sucesos de la cotidianidad e intercambian información.

Concepto

Los desarrollos tecnológicos actuales nos permiten almacenar exponencialmente la cantidad de información en el mundo y, con esto, compañías, oficinas de gobierno y otras instituciones necesitan saber cómo manejar esta explosión de datos, un concepto que empezó a utilizarse a finales de la década de los cuarenta en Estados Unidos.

Fue desde esta época que los analistas comenzaron a advertir sobre el crecimiento desmesurado del almacenamiento de los datos que se generaban cada día a escala mundial. Durante los años cincuenta, varios especialistas hablaban de la explosión de datos como una necesidad de analizar con el objetivo de tomar decisiones inmediatas para tener un mejor futuro y crear santuarios de datos que contaran la historia más allá de las bibliotecas.

Como muchas de las tecnologías y conceptos informáticos actuales, los primeros pasos de lo que sería el almacenamiento y el concepto del Big Data comenzó a trabajarse en los laboratorios de investigación de la compañía IBM. Allá por los inicios de la década de los setenta, donde uno de sus científicos publicó un artículo que mostraba cómo se podía acceder a la información almacenada en grandes bases de datos, sin saber cómo se estructuraba la información o dónde residía.

Hace 40 años, para que una persona pudiera acceder a la información en cualquier organización pública o privada requería de conocimientos sofisticados de informática. Hoy en día puedes consultar la data de tu compañía o la generada por otras empresas de una manera sencilla: a un clic o toque de pantalla en tus dispositivos móviles.

A mediados de los noventa fue cuando decenas de compañías entendieron que el almacenamiento digital de la información resultaba más rentable que tener los datos en papel. Justo en 1997, Michael Cox y David Ellsworth, dos investigadores de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), publicaron un artículo donde el término Big Data es mencionado por primera vez en la historia y ahí inició toda la revolución en el concepto.

En el nuevo milenio

Pasaron 12 años para que surgiera otro concepto que se sumaría al análisis profundo de la información, apuntalando el Big Data. Tim Berners-Lee, director del World Wide Web Consortium (W3C), y considerado uno de los padres del internet, fue el primero en utilizar el término datos vinculados en 2009 y es así que surge el llamado Business Intelligence, concepto que se convirtió en una prioridad para millones de especialistas de la rama.

Desde entonces, las organizaciones en todo el mundo comenzaron a implementar nuevas tecnologías para analizar y optimizar las grandes cantidades de datos que generaban. También inició la dependencia de la utilización de su información como un activo comercial para obtener una ventaja competitiva, ya sea en temas de marketing, experiencias personalizadas para los clientes o, simplemente, para mejorar sus procesos del día a día.

Así es como el Big Data ahora lidera como una de las tecnologías más importante para entender millones de factores que se conjugan diariamente en las compañías u instituciones. Esta breve historia te puede dar una idea de cómo surgió y se comenzó a utilizar esta herramienta que todos los días puede transformar tu negocio.

Sólo es cuestión de que descubras cómo explotar tus datos para generar nuevas estrategias de inversión y mejores experiencias de usuario que atraigan a más clientes. ¿Estás listo para sumarte a esta nueva era del análisis de la información?

Fernando Paul Lara Galicia
Fernando Paul Lara Galicia es Jefe de Información y Columnista en la sección Dinero de Excélsior, y Editor de Tecnología para Grupo Imagen. También es conductor de Dinero y HackerTV en ExcélsiorTV. Colabora en Enfoque Financiero con Alicia Salgado, 100.1 FM. Es egresado de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Colectiva por la ENEP Acatlán, UNAM.