Cómo hacer una tienda en línea en 7 sencillos pasos

Clín, caja y a cobrar

Sabemos lo difícil que es empezar un negocio propio, sobre todo si estás pensando incursionar en el ámbito digital y no tienes tanto conocimiento técnico ni de programación. Con esto en mente, ¿cómo te caería que te guiemos paso a paso en el proceso de creación de tu nueva tienda online?

Pues bien, en este artículo te queremos compartir unos sencillos pasos que, si los sigues, te enseñarán cómo crear una tienda en línea atractiva y funcional, y en menos tiempo de lo que crees:

    1. Elige un creador de tiendas en línea
    2. Obtén un nombre de dominio para tu tienda en línea
    3. Elige un diseño para tu tienda en línea
    4. Añade tus productos
    5. Configura los métodos de pago 
    6. Configura las opciones de envío
    7. Previsualiza, haz pruebas… ¡y publica tu tienda en línea!

1. Elige un creador de tiendas en línea

Como su nombre lo indica, un creador de tiendas en línea es una plataforma digital que permite a cualquier usuario con conexión a internet (¡como tú!) montar una tienda online, sin que debas contar con conocimientos de programación ni usar un software especial.

En la actualidad, la oferta de creadores de tiendas en línea es muy vasta: los hay desde gratuitos pero con características básicas, hasta los de licencia para descarga y con amplias opciones de personalización.

Para ti que vas empezando, los creadores de tiendas en línea comerciales son un punto intermedio entre lo básico y las plataformas avanzadas, además de que generalmente son fáciles de usar, tienen muchas opciones para personalizar libremente el diseño de tu tienda, y te ofrecen asistencia telefónica si tienes dudas.

Adicionalmente, estos proveedores ofrecen periodos de prueba para que verifiques sus características de uso, personalización y complementos. Aprovecha esta opción para que te quedes con la plataforma que sea más cómoda para ti.

Lo mejor es que visites las páginas de cada proveedor y revises las características de sus planes, para que elijas la opción que más te conviene no sólo por el precio sino por la capacidad de sus plataformas (p. ej., que tengan diferentes opciones de pago o herramientas de gestión de inventarios).

Como dato, te podría interesar saber que la Tienda en línea de GoDaddy fue reconocida por su gran facilidad de uso y por ser un buen punto de partida para principiantes, según las reseñas del sitio Website Builder Expert, expertos en creación páginas web.

Mira este breve video y confirma que crear tu tienda online con GoDaddy es muy fácil:

2. Obtén un nombre de dominio para tu tienda en línea

Un dominio es el espacio dentro de la dirección web que le dará identidad a tu página web: es como la marquesina a la entrada de tu negocio, y se ve así:

Ejemplo de dominio de tienda online
El dominio de tu tienda online, tu marca digital.

Para elegir un dominio que brinde mayor impacto a tu tienda en línea lo mejor es pensar en un nombre claro, que refleje la propuesta de valor de tu negocio y  lo identifique ante los clientes actuales y futuros. Incluso puedes usar el mismo nombre de tu local ya establecido, que de esta manera se convertirá en tu marca digital.

Como extensión, te recomendamos un sufijo local (.mx) y el .com si venderás en otros países. ¡Ah! Y evita a toda costa usar marcas comerciales para evitar problemas legales.

El nombre de dominio no sólo es necesario para identificar tu marca y tus productos, sino que es el elemento esencial para poder publicar tu tienda en internet.

La plataforma de GoDaddy te permite adquirir y registrar tu dominio junto con tu plan anual de tienda en línea, para que tengas control de ambos servicios y sólo te preocupes de subir tus productos, diseñar tus catálogos y configurar las opciones de pago.

En caso de que ya cuentes con un dominio registrado a tu nombre y que tenías planeado usar como la identidad de tu marca digital, lo único que tienes que hacer para ligarlo con el creador de tiendas en línea es contactar a tu proveedor.

3. Elige un diseño para tu tienda en línea

Con el creador de tiendas en línea de tu preferencia puedes crear desde cero (y con unos cuantos clics) una tienda online que se vea espectacular.

La forma común de lograrlo es a través de los llamados templates (plantillas o temas predeterminados), que pueden estar clasificadas por sectores de actividad para que elijas aquella a la que pertenezca tu negocio. Por ejemplo, puede haber una para agencias de viaje y otra para tiendas de ropa.

Adicionalmente, algunas plantillas pueden tener elementos que puedes agregar a las diferentes secciones de tu página como mapas, galerías de fotos o botones de redes sociales.

Ejemplo de tienda en línea creada con GoDaddy
Folly, una tienda online muy cool, creada con GoDaddy.

Prueba con diferentes esquemas de color, tipografías y estilos para tu página de inicio (¡es tu aparador de entrada!), y cambia la disposición de los elementos hasta que encuentres la combinación que mejor comunique la propuesta de tu tienda online.

Tip: la vista de un usuario de internet “escanea” las páginas de izquierda a derecha y en un patrón con forma de “F”, así que procura distribuir los elementos en este orden.

Para facilitar aún más tu labor de diseño, la Tienda en línea de GoDaddy trabaja con un algoritmo en el que tú solo ingresas la información de tu negocio y recibes diferentes propuestas de estilo, para que elijas la que más te agrade y con los elementos que necesitas.

4. Añade tus productos

Una vez que tienes listo el diseño, es hora de agregar tus productos a tu tienda online. Los elementos principales a cuidar para armar tu catálogo son:

  • Características completas. La mayoría de los creadores de tiendas en línea te permite agregar estos datos:
    • Nombre
    • Precio
    • Categoría
    • Variantes de productos físicos (peso, talla, color)
    • Archivos (para productos digitales y descargables)

Debes considerar que algunas plataformas tienen límites para combinar algunas de estas características, mientras otras como la Tienda en línea GoDaddy sí te permiten, por ejemplo, agregar color y talla de una prenda al mismo tiempo.

  • Descripciones atractivas. Lo importante es que convenzas a posibles compradores con una descripción detallada de tus productos pero breve y entendible, así que usa frases cortas y evita la terminología compleja. También puedes probar ser creativo, pero sin caer en el cliché ni en las promesas falsas. Y lo más importante, incluye términos populares de búsqueda para generar más tráfico hacia las páginas de cada producto.
  • Fotos de calidad. En las tiendas de electrónica ya venden kits para fotografía de producto, así que solo necesitas una cámara de celular (con buena resolución) y ponerte a capturar tu artículo desde varios ángulos para que tus visitantes puedan apreciarlo mejor. También debes optimizar las imágenes para que tu tienda cargue más rápido, así que procura que todas tengan el mismo tamaño y peso de archivo. En internet encuentras compresores y editores de imágenes gratuitos y fáciles de usar.
  • Categorías de productos. Piensa en facilitar la búsqueda a tus usuarios al agrupar tus productos en la página de inicio en categorías bien definidas. Por ejemplo, puedes poner una sección de novedades, una de catálogo y un buscador por rangos de precio. Este punto es muy importante porque un usuario normalmente espera entre 10 y 20 segundos para encontrar lo que busca antes de abandonar tu página.
Vende bien tus productos con tu tienda online
Tu tienda en línea, el mejor escaparate para tus productos.

5. Configura los métodos de pago

En este paso, lo más importante es que ofrezcas a tus clientes los métodos más convenientes y seguros para pagar por sus compras, ya sea que quieran hacer uso de tarjetas bancarias (con Visa y Mastercard como las más utilizadas) o de alguna plataforma electrónica de pago (como PayPal y Apple Pay).

Agrega plataformas de pago a tu tienda en línea
Agrega plataformas de pago a tu tienda en línea (Foto: Juanparve vía Wikipedia)

Tu plataforma de tienda en línea ya debe tener incorporadas estas opciones –incluyendo método de pago simplificado para dispositivos móviles–, y tú solamente deberás configurar los datos de la cuenta bancaria en la que recibirás los fondos.

En cuanto a la seguridad de la información financiera, la mayoría de los proveedores de comercio electrónico incluyen una capa de conexión segura (certificado SSL) que impide el robo de datos tanto del propietario de la tienda online como de los usuarios, lo que inspira confianza y aumenta el reconocimiento de buscadores como Google. Lo puedes identificar con el ícono del candado que está junto a la barra de dirección del navegador.

Otra gran ventaja de tu tienda online es que puedes recibir notificaciones en tu celular cuando una persona realice un nuevo pedido o si abandona una compra en el “carrito”. Así, te volverás un experto en cálculo de ingresos y manejo de inventarios en muy poco tiempo.

6. Configura las opciones de envío

Una de las razones de comprar en línea es la conveniencia de no salir de casa. Y si agregas opciones de envío seguras y efectivas, tus clientes lo agradecerán.

Así, para configurar el envío solo necesitas cuatro elementos:

  • Dirección de origen del envío. Con esto le indicas a los servicios de mensajería el lugar desde donde saldrán los productos, ya sea una bodega o el mismo domicilio de tu empresa. 
  • Zonas de cobertura. Tu proveedor de comercio electrónico te deberá dar la opción de calcular tarifas diferenciadas de envío (junto con los impuestos), para cubrir los costos de transporte acordes a la distancia del domicilio de entrega.
  • Servicio de mensajería. El correo es un servicio muy seguro y económico, pero muy tardado. Por eso, te conviene utilizar las funciones de servicios de mensajería que vengan integradas con tu tienda en línea. Esto también te permite ofrecer diferentes tiempos de entrega (con su respectiva tarifa) según las necesidades del cliente.
  • Tipos de envío. Usualmente, el envío gratis es la opción predeterminada en todas las plataformas, pero debes poder cambiarla a tu conveniencia para compensar este costo en casos de envíos muy pesados o que van muy lejos. También podrás elegir una tarifa “gancho” para ventas especiales, o una tasa fija para envíos a toda la República.

7. Previsualiza, haz pruebas… ¡y publica tu tienda en línea!

Ya estás muy cerca de tener tu tienda online completa. En este punto, lo que necesitas es hacer las pruebas necesarias de presentación, calidad y adaptabilidad y para que tu propuesta sea infalible. Veamos cada uno de estos temas.

Para verificar la calidad y la presentación, revisa todas las secciones para detectar errores de ortografía o retrasos en la carga de las imágenes, así como la configuración de métodos de pago, envíos, precios e impuestos, y los parámetros generales del sistema para garantizar que tu tienda se despliegue en el idioma, la hora y la moneda adecuadas.

En cuanto a la adaptabilidad, verifica que tu tienda se vea bien en todos los navegadores, así como en computadores de escritorio, smartphones y tabletas. Esto será crucial para sostener tu propuesta en el mediano plazo, pues se prevé que para el 2021 el 54% de todas las compras online se realicen desde dispositivos móviles. 

Finalmente, sólo debes dar clic en publicar… ¡y listo! Tu negocio digital está abierto.

Recuerda que tu tienda online es un escaparate de tu empresa, así que deberás personalizarla y modificarla según la frecuencia con la que cambien tus productos o tus necesidades comerciales.

Con la Tienda en línea de GoDaddy tienes todo en un mismo lugar para empezar a vender lo que quieras y con un diseño que no creerás lo fácil que fue hacerlo sin saber de programación. Conoce más en mx.godaddy.com/websites/online-store.